5 claves del fracaso del Vista

octubre 7, 2008 at 11:36 am (Informática)

El último sistema operativo de Microsoft se enfrenta, pese a los esfuerzos de Redmond, a un futuro incierto, y ahora toca analizar qué falló. ¿Cuáles fueron las cinco claves más importantes del fracaso de este sistema operativo? Muchos blogs se han hecho eco de los diversos fallos de concepción y puesta en juego de un desarrollo ambicioso y que aportaba numerosas novedades, pero que al mismo tiempo no convenció ni a industria ni a usuarios.

No parece que haya mucho que hacer: Windows Vista empezó con mal pie, y no ha logrado recuperarse desde ese mal comienzo que se vio agravado por el largo lapso de tiempo que los usuarios habían esperado un sistema operativo que defraudó nada más ponerse a la venta. La evolución de Windows Vista ha sido positiva, no obstante, y el lanzamiento del Service Pack 1 ha solucionado muchos de los problemas que los usuarios encontraron en la versión inicial, pero ni siquiera eso ha salvado a Vista.

En este artículo hemos adaptado una de las muchas listas de razones por las que Windows Vista podría estar abocado al fracaso. Hay muchas razones para criticar este desarrollo, pero entre todas ellas hay varias que tienen un peso específico mucho mayor que las demás. En las siguientes partes de este artículo encontraréis, una por una, las distintas razones ordenadas de la menos importante de las 5 a la más importante de todas.

Clave 5: Apple ha ridiculizado a Vista

La campaña publicitaria de Apple ‘I am a PC, I am a Mac’ ha sido sorprendentemente efectiva: puede que quizás más de lo que muchos imaginamos, ya que nos ha logrado transmitir, por simple que parezca, que ser un PC ‘no mola’ demasiado.

Hay que admitir que los anuncios de Apple siempre han sido excepcionales. Desde aquel mítico ‘1984’ que supuso el nacimiento del Macintosh, las campañas publicitarias han sido intachables, pero nunca habían atacado tan frontalmente como ahora a Microsoft. La última de todas ellas, la famosa ‘I am a PC, I am a Mac’ logró algo que muchos no tenemos en cuenta: ridiculizar al PC.

Y es que por increíble que parezca, esos anuncios cómicos y en los que el PC aparece como un ‘casi entrañable’ hombrecito de negocios han ido transmitiendo una imagen cada vez peor del concepto de PC tradicional con Windows Vista instalado. Cada anuncio iba minando aún más la reputación de Microsoft, ya que iba atacando una por una las principales debilidades de este desarrollo.

Esta campaña ha sido tan efectiva que ni siquiera los propios usuarios lo han notado: simplemente, su percepción del PC y de Windows Vista ha ido empeorando gradualmente. Microsoft está tratando de contrarrestar esa campaña con anuncios como los protagonizados por Seinfeld y Bill Gates, pero lo cierto es que su éxito ha sido muy, muy limitado.

Clave 4: Windows XP sigue triunfando

A pesar de que Microsoft dejó de venderlo hace meses, la presencia de Windows XP en el mercado no parece decrecer de forma significativa. Una de las razones: la gente se siente cómoda con él, y no ve la necesidad de cambiar a Vista.

Como indican en ZDnet, cuando Windows XP fue lanzado en 2001 había unos 600 millones de ordenadores en todo el mundo. El 80% de todos ellos funcionaban bajo Windows, pero de ese 80% un 65% lo hacía con Windows 95 / 98, mientras que un 26% lo hacía con Windows NT / 2000, lo que dividía el espectro de usuarios de Microsoft.

Windows XP trató de unificar ese espectro, y en gran medida lo consiguió. Puede que sus comienzos fueran igualmente confusos, pero la aparición del SP1 y sobre todo del SP2 hicieron que Windows XP se asentase definitivamente como uno de los mejores sistemas operativos de la historia de los de Redmond, si no el mejor. Hoy en día existen 1.100 millones de ordenadores en el mundo, y el 70% siguen funcionando con Windows XP, un desarrollo que la gente se niega a cambiar por Vista.

Más aún: muchos usuarios empresariales han preferido evitar Windows Vista: XP les funciona suficientemente bien, conocen la forma de trabajar con el sistema operativo, y los administradores de sistemas también ganan tiempo al conocerse ya todos los entresijos para proteger un sistema operativo que teóricamente es menos seguro que Vista. Eso, unido al hecho de que Windows 7 está cada vez más cerca, ha hecho que muchas empresas se decidan a mantener XP en sus máquinas, y esperar a ver qué les ofrece el futuro Windows 7.

Clave 3: Vista es demasiado lento

Muchas de las críticas realizadas a Windows Vista se deben esencialmente a los requisitos hardware que este sistema demandaba para funcionar a toda máquina. Desde luego, Vista no está orientado a equipos ‘viejos’, eso seguro.

Microsoft fue ambiciosa cuando diseñó al sucesor de Windows XP: las ideas iniciales eran muy interesantes, pero algunas de ellas (WinFS es de las más famosas) tuvieron que abandonarse por su complejidad. Aún así, esa gran cantidad de novedades, mejoras y características hizo que Vista apareciese como un sistema operativo sobrecargado.

No parece que la razón sea su cantidad de líneas de código. Se estima que Windows Vista tiene unos 50 millones de líneas de código, por 35 que Windows XP tenía durante su lanzamiento (y que han crecido a 40 con los sucesivos Service Packs). Más bien ha sido la propia concepción del diseño de Vista la que ha marcado su verdadero comportamiento. Vista ofrecía grandes ventajas, pero estas sólo estaban disponibles de forma total a aquellos usuarios con el hardware adecuado.

Es evidente que los requisitos hardware han hecho que Windows Vista se convierta en un verdadero tragón de recursos, algo que no ha gustado a la mayoría de usuarios e industria: tener que renovar el PC para poder correr Windows Vista a toda máquina no era algo con lo que contaran muchos, sobre todo porque la ampliación hardware no era modesta cuando Vista apareció en enero de 2007. Ahora las especificaciones hardware y los precios han hecho mucho más asequible poder funcionar con garantías con Windows Vista, pero quizás sea ya demasiado tarde.

Clave 2: Vista nunca debió existir

Cuando Microsoft lanzó Windows XP, lo hizo conjuntamente con Office XP con una idea en mente: lograr establecer un modelo de pago por suscripción. No más ‘grandes versiones de Windows’, y si una evolución más continua. ¿Qué falló?

Es difícil decirlo, pero la idea era sumamente interesante. Además de lograr unificar el mercado bajo un único gran sistema operativo (con edición de consumo y otra para servidores y empresas) Windows XP conjuntamente con Office XP surgió como un desarrollo que plantearía la idea del pago por suscripción, en la que los clientes irían pagando ciertas cuotas para acceder a las actualizaciones relevantes del sistema operativo.

De hecho, el modelo nos recuerda al que ofrecen muchas distribuciones de GNU/Linux, aunque sin el concepto del pago en muchas de ellas, claro. Las frecuentes actualizaciones, menos ‘gordas’ pero igualmente notables, ayudarían a ir puliendo el sistema gradualmente, y no centrarse en ‘grandes versiones’ rediseñadas de cero.

Sin embargo, Microsoft no logró que el concepto funcionase, y en lugar de volver a intentarlo con más fuerza tomaron el camino fácil: el de volver al modelo clásico en el cual volverían a reinventar la rueda con un nuevo sistema operativo rehecho prácticamente desde cero. Pero si no hubieran seguido ese camino, Windows Vista podría no haber existido jamás.

Clave 1: Vista rompía demasiadas cosas

Puede que la intención de Microsoft fuera buena, pero la razón fundamental del fracaso de Vista fue que, sencillamente, no funcionaba como debía. Los conflictos hardware y la mala implementación de varias funciones fueron fatales.

Es la última pero también la más importante de las razones por las que Vista fue un estrepitoso fracaso, al menos durante sus primeros meses de vida. No obstante, no toda la culpa fue de Microsoft. A pesar de que las versiones preliminares iban mostrando sus hipotéticas virtudes, los fabricantes de hardware tardaron demasiado en dar soporte nativo para Windows Vista a muchos de sus dispositivos. Los problemas con tarjetas gráficas y de sonido fueron polémicos, y esas incompatibilidades fueron una de las claves de las críticas.

Sin embargo, a los problemas con los fabricantes se unieron las decisiones de diseño y usabilidad, que entre otras cosas demostraron ser igualmente equivocadas con características como los controles DRM o los sistemas WGA que también forman parte de XP. Esas medidas para tratar de proteger la validez del sistema y los contenidos impusieron dificultades a los usuarios, que para colmo de males tenían que enfrentarse al molesto UAC cada tres por cuatro.

Windows Vista se concibió como uno de los sistemas más seguros del mercado, pero la iniciativa y trabajo de Microsoft se vio empañado por una mala práctica a la hora de llevar esas medidas a la realidad. Lo cierto es que muchas de ellas hicieron que el sistema se convirtiera en una pequeña pesadilla, que unida a los citados conflictos hardware han hecho que la reputación de Vista pierda muchos puntos. A pesar de la aparición del Service Pack 1 para Windows Vista, que ha solucionado buena parte de los problemas, los usuarios ya le han ‘cogido manía’ al sistema, y parece que será difícil que Microsoft remonte el vuelo en este apartado.

Fuente: TrucosWindows

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: